jueves, 21 de febrero de 2013

Xavi, poeta del gol

Cada fin de semana que amas el esférico
cada fin de semana que estudias, al milímetro, la defensa del rival
Cada fin de semana que todo eso pasa,
todo aficionado al fútbol te da las gracias.

Tres centrocampistas te perdieron eso, la pista
cuando en un momento dado hiciste el caracol
giraste y besaste la pelota con un pase
que Messi hizo gol.

Eres el corazón de Can Barça,
Eres el corazón de España,
Eres tantas cosas que solo puedo darte las gracias.

martes, 19 de febrero de 2013

El día que soñé con Rajoy

Me acuerdo que una vez estaba yo soñando (porque no me acuerdo nunca de los sueños, pero de este sí) y era todo muy bonito. Yo era un hombre rico, poderoso y sexy que tenía a la mujer más guapa del mundo. Pero de pronto, como si todo lo que llevaba soñado hubiera sido un trailer de la película de mi vida paralela, apareció él. Con un maletín negro que de seguro contenía dinero que probablemente perteneciera al conjunto de los españoles y vestido de frac y bombín. Me hizo un gesto con la mano para que me parase y de pronto todo el sueño se disolvió y todo quedó blanco, como si hubieran arrancado las imágenes de las paredes de la habitación de mi sueño. Seguro que si las hubiera investigado aún tendría trozos de celofán pegados en las paredes.
Me miró y suspiró:

- Vale que queráis descargaros discos gratis, total pagáis una fortuna por el internet, una fortuna que realmente no vale, así que me da igual pero... ¿No pretendes pagar por este sueño? - Me miró y consultó su reloj como si tuviera prisa.
- Espera, ¿Pretendes cobrarme el sueño? - Estaba empezando a ser un sueño muy raro.
- Sí, eso he dicho. ¿No ves las noticias? ¿Ves la crisis que hay? De algún lado tenemos que sacar el dinero que hay que darles a los alemanes, ¿no? - Empezaba a mirar lo que nos rodeaba, que no era más que una blancura infinita.
- Bueno, pero... ¿Tú estás loco, Mariano?
- No habernos votado. Sabías a lo que te exponías. Y esperate que esto no es el final. ¿Tú has estado alguna vez en un hospital?
- Primero, YO no te he votado, no soy subnormal. Segundo, sí he estado en un hospital, como todos.w - Surrealista todo, al fin y al cabo era un sueño.
- Pues ya verás, ya verás... van a ir unos técnicos casa por casa acoplando a vuestros televisores un sistema idéntico al de los hospitales. Tú metes monedas, ves la tele. Cuando se te acaba el plazo... ¡MÁS MONEDAS! Y ya a final de mes pasarán recogiendo el dinero.
- Esto tiene que ser un sueño, no puede ser verdad.
- Claro que no es verdad.
- Bueno, esas ideas si son para recaudar dinero para salir de la crisis bueno.. ¿no? - Ni yo sabía que estaba diciendo.
- No no, si ese dinero nos lo repartimos en el congreso. Es que no nos gusta llevarlo todo en billetes. Nos gusta sentirnos como el populacho. En el partido popular estamos comprometidos con el pueblo.

Mariano sonreía como si de verdad creyese que soy gilipollas. Y realmente ahora mismo me sentía así. Y se creerá que me hace gracia. Lo miré con mi mejor cara de te voy a matar y le dije:

- ¿Crees que puedes venir aquí, a mi sueño, a pedirme dinero y a decirme que me vas a robar y que no puedo hacer nada? Venga ya, vete a tomar por culo. - Me estaba alterando y Mariano no quería eso; o sí.
- Tranquilo, tranquilo si no vas a ganar nada con enfadarte.Voy a seguir haciendo lo que me salga de os hueviños. - Encima empieza a hablarme en gallego, será hijo de perra. Se va a cagar.
- Sal de mi sueño o te sacaré yo.
- ¿Cómo pretendes hacerlo? - Me miró retándome.
- Te vas a enterar, hijo de puta.

Me lancé sobre él y de pronto... me desperté.
Bueno, esto fue un sueño que tuve hace unos años... Os dejo, que estoy viendo una película y se me está acabando el tiempo de televisión y tengo que echar más monedas.

sábado, 16 de febrero de 2013

Mezclas y borrones

Tú, ingenioso y curioso humano, eres la mezcla de todas tus cualidades. Las positivas, que probablemente serán pocas (menos en caso de ser español), y las negativas. Estas marcan tu comportamiento, las buenas son simple atrezzo en el escenario que es tu vida. Si una vez tu conciencia muy juguetona ella te invitó a robar aquella cosa que no necesitabas pero que tu espíritu consumista te obligaba a poseer, serás un ladrón. Para siempre. Un borrón imborrable, valga la redundancia. Y realmente, si existiera Dios, Jesús o la "Virgen" María (entre comillas porque para tener un niño...) deberías comprender y aceptar lo antes posible que eres un simple borrón en su mundo. Un borrón que Jesucristo hizo al dibujar el mundo. Un borrón procedente de la manga de la túnica de Jesucristo. Un borrón al cual no le prestan atención y que tiene los días contados, en algún momento alguien llegará y cogerá una Milán (el hijo de Piqué y Shakira no, la goma) y te borrará del panorama. Finito. Y te perderás en el olvido de aquellos otros borrones que tuvieron más suerte que tú.

Si estás leyendo esto, te deseo suerte, para que tarden en borrarte y bueno..., espero que tú a mi también.
 

Haiku (II)

Ves el corazón
Ves amor y pasión
Ves sinrazón

lunes, 11 de febrero de 2013

Soy hijo secreto de Danny de Vito

No tengo coche, ni moto, ni bicicleta. Tengo dos piernas que me llevan a todos sitios. Tengo una casa extrapequeña donde quepo yo y una cama o un televisor. Como buen españolito cogí la televisión, pero para mi sorpresa solo me cabía la tele, así que me conformo con ver a Jorge Javier Vázquez de cintura para arriba. Tengo ataques de 'frikeza' y por extensión soy eso, un frikazo a mi manera y estilo. Hablando de estilo, no tengo al vestir, pues en harapos he de ir. Tampoco escucho la radio porque no tengo y si tuviera, la rompería. Vengo a decir esto porque tengo tiempo libre y ganas de expresarme. Tengo que ir a clase, pero de eso me sobra ya. No tengo independencia ni tampoco Messidependencia. No tengo retórica fina, ni un carisma descarado, pero tengo el amor verdadero y porqué no, también del de Hacendado. Pero si algo malo me pasa y por eso me deprimo, es que no sé titular un relatito. Aunque ahora que lo pienso... me gusta Danny de Vito.