domingo, 29 de diciembre de 2013

La última fiesta del año

Martes, 31 diciembre 2013

Son las siete de la tarde y esta noche es nochevieja. No tengo tiempo para prepararme, me he quedado dormido. Y me preocupa porque esta noche he quedado con Celine y aún no tengo traje. Pero vayamos por partes.
Cenaré con mis padres en mi casa de siempre, en Fresh Meadows. Luego iré con la gente del barrio al Upper East Side al "Scissor's Palace" un bar de moda en Nueva York y para terminar, espero acabar la fiesta en Brooklyn, en el piso de Celine. Pero antes necesito un traje.

Hoy es el día en el que todo el mundo se engalana para disfrutar de la entrada del año nuevo. 2014 promete, porque 2013 ha sido horrible. Sentimental, familiar y estudiantilmente horrible. A diferentes horas cada país, cada ciudad y cada pueblo celebrará por todo lo alto este próspero año. Si consigo empezar 2014 con Celine en la cama creo que tornará a ser un gran año. Pero primero busquemos el maldito traje.

[...]

Voy a casa de Adrian, es mi mejor amigo del barrio. Su hermano está en Maui con unos amigos por lo que no necesita su traje. Su madre, Gloria, se ha ofrecido a hacerme los arreglos. Por ahora tengo suerte.

[...]

Oh mierda, el traje me queda de pena, su madre no sabe hacer una mierda con los alfileres. Será mejor que busque otra cosa. ¿Y si cojo una camisa y un jersey? ¿Se notará la diferencia? Bueno, volveré a casa, el tiempo se me echa encima y Celine, no espera.
Celine es una preciosa rubia de ojos oscuros, terriblemente sexy y con unas curvas de escándalo. Me envió fotos de su vestido para esta noche y si le queda tan bien como parece, medio Manhattan me envidiará.

[...]

Bueno, son las ocho y media, voy a empezar a cenar y sigo sin traje. He decidido ponerme un Jersey y una camisa. No es tan formal, pero bastará. Y si no, qué más da si el traje es una tontería. Anda, si ya ha llegado el tío Lewis.

[...]

Ya son las diez, hemos terminado de cenar y el tío Sal está borracho como una cuba discutiendo con mi tío Simon sobre lo que intenta transmitir Woody Allen en "Midnight in Paris". El primero, expone su teoría sobre la desazón del hombre en la sociedad actual en comparativa con la tremenda expresión cultural que supuso la Belle Epoque francesa y su incipiente gran nivel de vida; por contra, el otro cree que simplemente quería lucir a Marion Cotillard en la pantalla. Y no sé si hay desazón en el hombre de ahora comparándolo con los años 20 en Francia, pero Marion Cotillard está cañón en esa película.
Por otro lado, la tía Mary y mi madre están viendo álbumes de fotos en los que mi popularidad cae en picado como si de una empresa en Wall Street se tratase. Creo que es hora de largarse.

[...]

Al final, llevo un jersey con una camiseta de manga corta debajo. La única camisa que encontré tenía un agujero del tamaño de una canica en la manga. Estoy en la parada de autobús con Don, Troy y Samuel. El puto autobús no llega y Celine no contestó a mi último mensaje. Espero encontrarla en la sala, si no ya puedo dar media vuelta...

[...]

Quizá esto no tenga relevancia, bueno qué cojones, claro que la tiene: son las once y media... ¡Y el autobús está averiado! Estoy a la salida del túnel de Queens y con el tráfico que hay será muy complicado llegar a tiempo, así que un taxi no me sirve.

[...]

No sé que llevaba el pavo, pero estoy en una moto con Don. La moto no es mía; y tampoco suya. Pero estaba allí aparcada. Le dejamos una nota al dueño, diciéndola que la encontraría en el "Scissors Palace" del Upper East Side, pero creo que no lo ha tomado bien porque nos viene persiguiendo una patrulla policial. Don es un fiera de las motos y está logrando tomarles distancia pero así no podremos entrar en la discoteca. Uf, odio esa palabra. Discoteca. Qué horrenda.

[...]

Vale, hemos entrado. La moto se quedó dos manzanas más al norte. No hay problema. Son menos cinco y el año nuevo está al caer, las calles están abarrotadas, la entrada al local peor incluso; no sé que coño voy a hacer...
Un momento, ¿Es esa Celine? ¡CELINE! ¡CELINE!

[...]

aslgrjhpoooooodaphrjtnbñmadhpdjhdjtdajphpjgapharg. Asodgahrpojaognpasgpqahprg. ¡FELIZ AÑO NUEVO!
Lo siento, estaba bebiéndo una jarra de litro de cerveza mientras daba el año nuevo. Estoy con Celine. Esto marcha.

Miércoles, 1 enero 2014

Don se ha metido en una pelea con un tío y he tenido que intervenir. Estoy en el hospital, recibiendo puntos en la ceja, menudo inicio de año. Lo bueno (si es que hay algo bueno en esto) es que Celine me ha acompañado y me ha ofrecido que duerma en su casa para no tener que volver solo a Queens. Estoy en el autobús camino de Brooklyn. ¿Acabará en triunfo o derrota?

[...]

Mierda, soy un cenizo de los autobuses. Esta vez el autobús ha pillado un atasco del carajo y cada vez mi cara está más hinchada. Me han inflado, literalmente.

[...]

Ouch! Ouch! Ouch! Joder, como duelen los puntos. Celine está a mi lado, dándome la mano mientras sufro con esta mierda. Ya queda poco para pasar un buen rato.

[...]

Estamos en casa de Celine, ella y yo. Y quiere llamar a una amiga. Dice que siempre ha querido probar algo. Y le ha pedido que se traiga una cámara. Cada vez soy más feliz. La estamos esperando y mientras ha puesto música lenta. Esto está hecho.

[...]

Dana ha llegado. Estoy jodidamente excitado. Además está tremenda. Pasa y nos sentamos en el sofá. Se interesa por mi cara y la acaricia, ¿Me lanzo? No, voy a esperar. Celine se va  y entra al cuarto. Dana y yo nos quedamos algo cortados. Celine nos llama, vamos y ella está desnuda. Yo me descontrolo intento quitarme el jersey, pero Celine me interrumpe y me dice, en paráfrasis: "tu que estudias cine, grábanos mientras hacemos un lésbico."

[...]

Lo he hecho. Soy un gilipollas. Encima no me han dejado intervenir, ahora ellas están durmiendo acurrucadas en pelotas y yo en el sofá. Será mejor que me vaya. Uh, Celine me llama, quizá ahora me compense...

[...]

Estoy en el supermercado. Comprándoles cerveza y helado. Menudo inicio de año. No debería volver siquiera.

[...]

Menos mal que he vuelto. Celine me ha recibido desnuda y ha llamado a Dana, y esta vez sí. He tenido la mejor mañana del 1 de enero de mi vida. Menos mal que aguanté hasta el final. ¡Este año sí que empieza bien!

Martes, 31 diciembre de 2013

Joder, me he quedado durmiendo. Son las siete de la tarde y mierda... ¡NO TENGO TRAJE!

martes, 24 de diciembre de 2013

Un reto complicado

Cuando escribo, no sé de que voy a hablar, ver como se juntan las letras formando palabras me inspira a continuar. Igual me pasa en la poesía, en los guiones o en los artículos deportivos. Siempre supe que no estaba destinado a ser un genio o a ganarme la vida con el arte (y si no pregunten a mi profesor de Educación artística en la primaria y la secundaria) pero siempre creí que podía llegar a hacerlo lo suficientemente bien para tenerlo como hobby. Ahora, en la encrucijada más complicada de mi existencia, sé que quiero dedicarme al arte. Al séptimo concretamente. Pero es tan difícil que surgen momentos de un pesimismo agotador. Momentos en los que reconozco abiertamente que es prácticamente imposible que ruede una película. No un cortometraje, pues eso lo podría hacer cualquiera con un móvil. Si no una señora película. Con más millones de presupuesto que la Casa Real en un año. De esas con animatronic por todos lados. Ser recordado como lo serán Martin Scorsese, Quentin Tarantino o una de mis inspiraciones más importantes, Woody Allen. Quiero tener mi Taxi Driver, mi Pulp Fiction o mi Annie Hall. Una película que sea un trozo de mi, una parte de mi alma y que no deje indiferente a nadie.

Pero debo reconocer que el negocio no es precisamente el más sencillo para destacar; si no que más bien es probablemente el más difícil del mundo. Muchos lo intentan, pero solo un mínimo porcentaje llega. Y eso te hace agachar la cabeza y decir bueno... "Siempre nos quedará el plan B". Pero te resignas, te resignas a ceder al plan B cuando sabes que tú eres especial. Que tú eres lo suficientemente brillante para conseguirlo. Y que las fronteras cinematográficas son mínimas. John Woo, Lars Von Trier, Jean-Luc Godard, Federico Fellini estrellas en sus paises de origen, y también en la meca del cine.
Hablando de la meca del cine, entramos en palabras mayores. Hollywood, Los Ángeles. El Dolby Theatre (anteriormente Kodak Theatre), los Óscars, los Globos de Oro, el salón de la fama. Se huele a arte, a cine, a fama. Y quizá eso sea lo que menos me interesa, la fama como tal. Sí es cierto que quiero ser recordado, pero no por líos de faldas y otras 'movidas', si no por la cinematografía en sí. Por mi estilo y mi manera de ver el cine. Ser nombrado como hoy en día son nombrados John Ford o Alfred Hitchcock, sin compararme, ni de lejos a semejantes genios.

En definitiva, es un mundo increíblemente complicado donde es muy complicado subsistir entre tanto tiburón y tanto depredador, pero como un buen lince ahí voy a estar, donde haya una oportunidad para ser lo que realmente quiero ser en la vida, director de cine (pero de los que dirigen sus propios guiones).

Y si no... siempre nos quedará el Plan B.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Es cuestión de...

Escribir es cuestión de estados de ánimo y francamente; yo no tengo ánimo suficiente para ello. Tenía esto abandonado, y quise hacer algo, pero durante las vacaciones, algo saldrá. Seguro.

martes, 1 de octubre de 2013

Cinemanía (I)

Firmo tu sentencia mientras,
recito el Ezequiel 25-17,
Soy el mercenario solitario, Ryan Gosling en Drive
Soy el puto Zoro en Wild Style.
Quiero ser el Batman que salve a Gotham de Bane,
Quiero ser El Maquinista como Christian Bale.

La herencia de Chaplin, el arte de Tarantino,
el séptimo arte, los oscars, el cine mola
aún se ponen en pie,
pa' recibirme... como en la ola.

Cine español poco se salva,
Hollywood genial, como Alterio en Incautos.
Scorsese me hizo creer loco como a Di Caprio,
Si busco un director que me haga pensar,
salgo corriendo a buscar una de Nolan,
locura total como Guy Pearce en Memento,
Fantástico guión como el de Lost In Traslation.

Sin escapatoria en la ducha, Psicosis.
La mía la pelea, como el Club de la Lucha.
Soy el Ironman definitivo,
como el Óscar por Toro Salvaje a De Niro.
Los juegos del hambre,
mera copia de Battle Royale.

Jesse Eisenberg, millonario en Facebook, mago en New York
Lágrimas con películas, no nos salvamos, Bianca "murió" y Lars superó su trauma.
Egocentrismo tiene un nombre, Charlie Sheen.
Borracho y putero pero actuando soberbio
es a televisión, lo que Sheldon Cooper, un genio.

martes, 17 de septiembre de 2013

No sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones..


¡Sois la mierda cantante y danzante del mundo!

Inmortal presencia

Salía a pasear todas las mañanas, bien temprano, antes de sumergirme en mis quehaceres. Limpiar la casa, ir a la compra... lo típico. Pero un día, me levanté sorprendida, pues se me había hecho tarde y mi marido no me había despertado. Inquieta, lo llamé para que intentara excusarse, en balde, pues había fastidiado mi paseo matutino. Lo llamé varias veces pero no cogió el teléfono y eso me extrañó porque ya debía estar en el trabajo. Me asusté. Y llamé a su compañero de trabajo. "No, no ha llegado todavía y es raro, ya que hoy tenía cita con un cliente" me decía. Esperé unas horas, podía haberse quedado sin bateria y surgirle un imprevisto. Se hacía de noche y llamé a la policía, me preguntaron por cierta matrícula. La de nuestro coche, casualmente. Me dijeron que había tenido un accidente y se encontraba muy grave, yo no podía creerlo. Fui a verlo, pero ya fue demasiado tarde.  Desde entonces, desde aquel día en que se marchó mientras yo quería propinarle una regañina, siento sobre mi espalda y hombros una inmortal presencia.

martes, 3 de septiembre de 2013

16.

Cada capítulo de mi vida cierra con una mala experiencia. Pero este será la excepción que confirma la regla. Desde hace más de un año soy feliz por completo. Aunque tengamos altibajos. Nuestros altos se hacen más alto por el subidón de felicidad que inyecta en mi vida. Y nuestros bajos, son menos bajos porque sé que habrá mejores momentos después.

I. Me gusta que me de los buenos días por Whatsapp y mantenerme en línea con ella 3, 4 e incluso 5 horas en Skype.

II. Me gusta levantarme por la mañana para ir a clase y saber que la voy a ver, tan guapa y pequeña como siempre.

III. Me encanta poder ir al cine con ella y ver cualquier película, ya que aunque no le guste, hará el esfuerzo por mi.

IV. Soy feliz por tenerla conmigo, jugando a la play, acurrucándose en el sofá conmigo o incluso simplemente hablando de cualquier cosa.

V. Me encanta dejarme ganar al NBA para que ella se divierta.

VI. Adoro que sonría. Y me duele ver que por mi culpa a veces no lo hace.

VII. No me gusta que pase de mi porque me preocupo mucho.

VIII. Me gusta verla comer en McDonald's y aunque me queje comerme lo que a ella le sobra. Pero me da rabia que pida tanto y luego coma tan poco.

IX. Me hace gracia cuando me tiro sobre un lado de su cuerpo y empieza a reir como una psicópata, pero no puede parar.

X. Me hace reir con sus paranoias en las que siempre muere todo el mundo.

XI. No se lo digo pero no me gusta mucho Shin Chan pero a ella le encanta. No entiendo que un cabeza habichuela sean sus dibujos favoritos.

XII. Sin ella y sin fútbol, yo perdería la cabeza.

XIII. Es una friki de twitter a la que acosan miles de tíos pero yo aguanto, porque sé que yo soy mejor que ellos y aunque no lo sea... ¡Me quiere a mi!

XIV. Siempre he querido verla jugar al fútbol aunque el tema de correr. Creo que no lo ha practicado en su vida.

XV. Es el amor de mi vida. Y tengo claro que estaremos juntos siempre, mientras ella quiera, claro.

XVI. ¡Qué la quiero, joder!

lunes, 2 de septiembre de 2013

Más allá del arco

Recordé entonces aquella historia de mi abuelo. En esa historia contaba como un joven que maravillaba a miles de personas con un balón ganaba millones y millones de aquellos antiguos euros. "Más de un país hubiera podido vivir con su salario" me contaba. Era un futbolista magnífico. Driblaba con una velocidad pasmosa y pensaba diez veces más rápido que los demás. Acaparaba portadas de periódicos y revistas. Sus relaciones rápidamente llegaban a los medios, y estos, que sabían lo valiosas que eran las informaciones que llevaran su nombre escrito, lo perseguían incesantemente. Un día, ya cerca de su retiro le preguntaron: "¿Cree que su fortuna le servirá de algo el día de mañana?" y él sin saber lo que decía, cegado por las luces de colores de los lugares de moda donde era VIP y todas querían conocerle contestó con un rotundo sí. Años después, despilfarró de tal manera que se quedó en la calle. Y con todas y con esas, aquellos que lo recordaban le daban limosna, suficiente para vivir. Pero los vicios adquiridos durante sus mejores años le habían pasado factura. Tras retirarse, se dió a la bebida, las mujeres y a ciertas sustancias ilegales que devoraron toda su fortuna. Un día, mi abuelo se lo encontró. Lo reconoció de casualidad, porque su aspecto demacrado, con el pelo desaliñado y la barba a trazos irregulares escondían la penuria de aquella estrella. El abuelo le preguntó que como había llegado hasta ahí y él se limitó a señalar con un gesto de cabeza una botella de vino casi vacía. El viejo, creyendo que molestaba a la ex-estrella, dio media vuelta para volver a casa. Pero este le chistó y el abuelo se giró. Se puso en pie, como pudo y le pidió que lo ayudase a llegar al campo de fútbol. Y también que le encontrase un balón allí. El viejo, supongo que por aburrimiento, lo ayudó y acompañó.
"Dame el balón y verás como a mis 44 años, aún mantengo la clase de mi gran época" le decía tambaleándose ese esperpéntico vagabundo al que nadie le pondría la vitola de estrella nunca jamás. "No podrás ni patearlo" dijo el abuelo convencido de aquello y le pasó con las manos el balón. Él, como le venía, levantó el balón y dio unos toques, luego con las rodillas para acabar en la cabeza, haciendo equilibrios con la bola. Mi abuelo, maravillado no creyó lo que veía pero para quitarle cualquier tipo de dudas, el genio del balón se la puso al pie con la cabeza para chutar cruzado a la escuadra contraria. Gol. Como siempre había hecho, gol.
"No estoy contento con mi vida", le dijo al viejo, "Pero creo que este era mi destino, acabar siendo una estrella sin luz". El abuelo, lo agarró por los hombros y le dijo: "Una estrella nunca se apaga, incluso después de su muerte".





domingo, 9 de junio de 2013

Uninspired

Hoy estoy carente de inspiración, pero tengo la obligación de escribir algo para el blog. Una auto-obligación que yo mismo me impuse para conseguir ser responsable, pero como no me sale..., ¡Que le jodan, si no me lee nadie!

lunes, 3 de junio de 2013

Haiku (V)

Fallar, caer y volver a empezar
un tríptico de verdades incensurables
que dignifican a la humanidad.

domingo, 2 de junio de 2013

Diario de un psiquiatra: página 22

El día que conocí a Dios

"Yo, aquí donde me ves, soy lo que soy, un Dios. solo que yo soy real y estoy en la Tierra donde todos pueden verme. Vengo al psiquiatra, pues mi familia cree que desprendo ego en cantidades industriales, pero yo no lo veo así. ¿Por qué un Dios no puede alabarse a sí mismo? ¿Acaso Zeús en la mitología griega no creía ser el rey del Olimpo? ¿O es que Alá no cree que debe ser venerado? Todos los dioses debemos ser respetados, solo que ellos eran simples manifestaciones de los demonios interiores de la sociedad politeísta ateniense y la yihad islámica. Deme tiempo, solo necesito que vuestras convenciones sociales me permitan actuar y dominaré el mundo" dijo, mientras me cautivaba cada vez más con sus palabras. Él no era un hombre normal, era especial. Especialmente majareta. Era una mina de oro y, probablemente, yo iba sería la envidia de la próxima convención de psicólogos y psiquiatras, y todo por él.

"Señor Adams, creo que su familia tiene razón, usted tiene un ego que roza el techo de esta habitación. Pero también, creo que es un ser maravilloso. El amor propio hecho carne y hueso y eso, no siempre es malo. Los humanos normalmente tenemos gente que nos importa o cosas que nos impiden realizarnos. No obstante, usted solo se ama a sí mismo e igual que probablemente jamás llegue a experimentar que se siente cuando se ama a otra persona, nada se interpondrá en aquello que usted desee, excepto la propia realidad. Daniel, escuche, ¿qué es aquello que anhela conseguir cuando nuestras "convenciones sociales" se lo permitan?" Le pregunté eso último mientras deseaba terminar la hora, siendo sinceros me sentía ridículo hablándole así a un niñato de dieciséis años.

"No me ha visto actuar, no creerá ni una sola palabra de lo que le pueda decir. Así que primero, dejeme enseñarle algo que jamás haya visto" me dijo mientras se levantaba. Sonreí. No sabía que más hacer.

Andó hasta un extremo de la habitación y después se lanzó en carrera hacia la puerta del despacho. Si la rompía, estaba claro que me saldría más caro tratarlo de los beneficios que podría obtener pero de pronto... ¡ZAS! Se esfumó. No pude articular palabra, lo único que pude hacer fue mirar hacia el diván y para mi sorpresa... ¡Allí estaba! No sé si a partir de ahí fue cuando le cogí cariño, pero jamás pude volver a verlo como a un simple paciente. Ese jodido crío de dieciséis años era un Dios. Y no sólo era capaz de hacer eso. A lo largo de los años lo vi hacer cosas asombrosas, hasta que alguien, como la biblia recoge en sus páginas, lo traicionó a cambio de dinero. Aquel día fue el más duro de mi vida, pero... ¿Qué podría haber ocurrido si no acaban con la vida de ese chico? Si alguien lo convencía de una ideología, si alguien conseguía dominarlo tendría un poder imponente a su antojo. Yo traicioné a Daniel Adams. Yo traicioné a Dios.


lunes, 27 de mayo de 2013

Haiku (IV)

Sangre, sudor y páginas
escritas de madrugada
en busca del alma humana
 

"Oh, líder llévame contigo"

Hace unos meses conocí a una chica en un bar de la ciudad, y aunque podría describirla físicamente, he decidido contaros la rocambolesca historia en la que me sumí por intentar ligarmela. Pobre de mi, en qué momento miré esas piernas de infarto (literalmente, su marido murió de un infarto entre ellas, a saber haciendo qué) que me cautivaron al instante. Me acerqué y cuanto más hablaba con ella, joder, más quería acostarme con ella. Era tonta, pero muy tonta. Y rubia. No soy muy de clichés, pero es que esta vez era muy cierto. Le pregunté por sus gustos literarios y me habló de su revista preferida, la Vanity Fair. Pero como ella decía: "sólo leo los artículos que me interesan y veo las fotos". Claro que sí mujer, así me gusta. Tú sé así y más fácil me lo pones a mi. Yo me veía en la cima, en serio "esta noche se viene abajo la ciudad" decía yo, "me coronaré" decía..., y qué equivocado estaba.
Al final de la noche me confesó que le había gustado y como es obvio yo empecé a preparar los bártulos para los artes amatorios, en los que me considero, cuanto menos, un Da Vinci en potencia. Pero bueno, el caso es que le comenté que vivía más o menos cerca. Y que sin tráfico en 10 minutos podríamos tener suerte y estar en casa. Y ante mi sorpresa me dijo algo que me dejó perplejo. "Mi círculo no me permite tener relaciones sexuales con un recién conocido, a no ser...." Ahí estaba mi esperanza, ¿A no ser qué, rubia?. "A no ser que quieras conocerlos". Ya está, aquí es cuando yo debí dudar y decir "ah no, hoy no me pillas nena" pero ya era tarde porque tenía, como se diría vulgarmente, la escopeta montá.
Yo, como un imbécil, acepté y quedamos la tarde siguiente en el mismo bar, camino a una reunión de amigos.

Me levanté por la mañana con la sensación esa que tienes cuando sabes que hoy sí que sí, que es tu día. Cuando la vi, iba vestida muy informal así que me extrañé. Aunque ella me dijo que yo "no iba tan mal". En fin, que salimos para la reunión y llegamos a un andrajoso lugar a las afueras, una nave industrial que parecía decir "apartaos que allá voy". Pero nada, yo y mi pene, en ausencia de mi razón, decidimos entrar con ella. Encontré un cuadro de lo más pintoresco. Túnicas, un grandísimo objeto (ocupaba las tres cuartas partes de la nave) tapado con una manta de terciopelo (supongo, porque no lo toqué) rojo, y también había un pequeño escenario del que salía un atril de lo más casero con un "sofisticado" sistema de sonido. Allí habrían treinta personas hablando entre sí y pensé: "Menudo círculo de amigos tiene esta chica, ¿Los conocerá a todos?", aunque quizá eso lo pensé por lo asocial de mi personalidad.
Finalmente apareció un hombre con una máscara de V de Vendetta y subió al atril entre aplausos y vítores dignos de un político honrado (si es que hay alguno vivo). El hombre, tras pelearse unos segundos con el micrófono, lo activó, dejándonos sordos a todos con el pitido que soltó. Yo intenté preguntarle a la chica que donde carajo estábamos, aunque ella ya estaba arrodillada y mirando ojiplática al de la máscara. Éste, me hizo un gesto (o eso creo, porque con la más cara no sé donde miraba) para que me arrodillase también y claro, por si acaso, lo hice. Empezó a hablar de lo feliz que ha sido entre "su parroquia" pero que el Gran Maestro Supremo, lo pongo en mayúsculas porque supuse que era como Dios, lo había designado para ir con él al tercer limbo (esto no sé como se escribiría, así que así, en minúscula) y que solo podría llevarse a su mejor discípulo. Y de la nada, al unísono, se escuchó: "Oh, líder llévame contigo".

miércoles, 22 de mayo de 2013

Una historia para recordar

A veces, es más sensato separarse de aquella persona que amas por aquella con la que ya compartes tu vida. Será un amor platónico, un precioso recuerdo que no borrarás jamás de tu memoria, ese último beso antes de separar, para siempre, vuestros caminos. Él irá con su mujer, que dejó de hacerlo plenamente feliz para preocuparse del color de la moqueta del estudio y ella, con su marido fotógrafo, siempre de aquí para allá. Jamás querrán a sus respectivos como se quisieron esa semana en Tokio.
Pero eso es lo bonito de la historia, una historia para recordar.


martes, 21 de mayo de 2013

"Como encontrar una mujer decente": Bienvenidos, novatos

Lección nº1: Como distinguir si una mujer merece o no la pena.

Debe ser mujer. Para saberlo con certeza pregúntale por Titanic y si llora, puedes estar tranquilo. Es una mujer.

CUIDADO: Hay hombres aparentemente sentimentales. Llorarán si hay mujeres delante y mientras lo "consuelan" se hartará de mirarle el culo a la mujer en cuestión.

Lección nº2: Hipsters, No Party

Las hipsters se enamoran de los gafapastas o los matones de barrio, si eres de esos, vía libre. Por el contrario si eres una persona normal, ve a por las hippies, las indies o las pijas tontas, aunque cuidado con el último grupo. En manada son peligrosas.

Lección nº3: El perfume lo es todo

No, que va. Esto es una lección chorra. El perfume no importa una mierda. Aunque si su perfume vale más de ochenta euros, creeme, no merece la pena.

                                                                
Y hasta aquí la primera edición de "Como encontrar una mujer decente".
Esto es una obra de ficción, hay cosas que escribo que no pienso. Son meras líneas para hacer reir.

jueves, 18 de abril de 2013

El paraíso

"La vida es un paréntesis existencial entre dos nadas", decía el filósofo. Ahora vivo, ahora muerto. Y yo me pregunto ¿Serán realmente dos nadas? No sé, parate a pensar, a lo mejor esto es un castigo y las teóricas nadas son el paraíso, no el de dios sino otro. Y sí, lo he puesto en minúscula. Pero claro, si fuese así, ¿Qué encontraríamos en el "paraíso"? No encontraríamos, obviamente a asesinos, terroristas ni probablemente a Justin Bieber. Sí encontraríamos a aquellos que obtuvieron redención gracias a sus actos en la vida de castigo, que me gusta a mi decir. Einstein, Platón, el que inventó los posavasos, todos ellos han vuelto a flotar por el paraíso, donde no dudo que se encontrarán, dando toques al balón, gente como Puerta o Garrincha, y donde veríamos a Gandhi o Martin Luther King jugar al ajedrez, mirando al otro lado como separado por una valla, está Hitler intenta iniciar una revolución en el contraparaíso, una revolución que Stalin no está dispuesto a apoyar. Aunque bueno esa revolución, es una larga historia, otro día os la contaré.

Pero bueno, no solo van al paraíso aquellos que aportaron a la historia de este nuestro paréntesis, sino también aquellos que ayudaron sin más a aquellos que lo necesitaban. La buena gente del mundo, en general. Así que ya me contaréis como es el paraíso desde el otro lado de la valla.

lunes, 15 de abril de 2013

Haiku (III)

Sanas adicciones
no existen nunca
mejor que las abandones

La poesía...

La poesía no es canción,
pero el amor es redención.
Y en sociedades como esta,
culpable es, de igual modo,
que se amen semejantes
o que no se crea en lo que el resto de la gente.
 
La poesía tiene métrica
pero no necesita de ella.
Un puto país occidental
invade uno del África meridional.
Y nadie dice nada,
porque más vale aguantar
que pagar el pato si metes la pata.
 
La poesía es como el fútbol
completamente necesaria
 ya que noventa minutos de pasión
equivalen a diez años de amor.
Y ver el gol perfecto
es razón para creer en el cambio.
 
La poesía es parte de mi vida
 quizá no tanto la que se estudia
pero sí que sí la que se escucha.
No se duda de Bécquer o Miguel Hernández
Y tampoco se puede de Piezas o Rayden.
Tal y como yo lo veo,
 RAP es la evolución de la palabra POESÍA.

domingo, 24 de marzo de 2013

No todo gira a tu alrededor

Indiscutiblemente, el amor es una enfermedad que tarde o temprano a todos nos atrapa. Al principio intentamos evitarla, pero al final nos engancha. Queremos más y más y más, aunque la otra persona no pueda darnoslo. Y tendemos al enfado, la ira, el odio..., porque no soportamos saber que la vida de esa persona no gira en torno a ti. Tiene su vida, sus amigos, sus obligaciones y sus derechos, a pesar de compartir parte de su vida contigo. No todo es color de rosa, creo que eso es obvio, ni tampoco todo lo que sí lo es, es natural. Porque, seamos francos, cuando queremos alguien tenemos que tragar muchas cosas que no nos gustan o aguantar malos momentos. Por eso, si en algún momento dudas de si quieres aguantar esos malos momentos, si por un solo instante piensas en que lo mejor sería seguir cada uno por su camino, no estás enamorado, y si no lo estás, este oscuro pasajero te aconseja que dejes a tu pareja y no le hagas más daño.


viernes, 22 de marzo de 2013

David contra Goliath

Mi condición de futbolero acérrimo es bien conocida por aquellos que me acompañan en mi día a día. Y también lo es, mi condición de fan de uno de los mayores clubs en cuanto a masa social y económica del mundo. Pero esto, no me priva de decir que hoy por hoy, siento casi orgullo cuando un equipo a priori sin posibilidades de ganar un partido, salva un punto e incluso da la campanada. Amo el fútbol por esas noches mágicas donde lo imposible se torna posible. Amo el fútbol por esa jugada aislada, por ese pase de sesenta metros que por fin, por fin sale bien, y apoyado por el despiste de la defensa se convierte en algo más que un gol. Una ilusión para aquellos que se creían perdedores, para aquellos que iban y venían sin esperanza alguna. Una afición que ve la machada posible. Eso es el fútbol y por eso lo amo tanto.

jueves, 21 de marzo de 2013

Microrrelato (I)

Busqué dentro de la bolsa. Busqué por los cajones e incluso dentro del armario de las especias. Encontré aquello que busqué y ahora no buscaba. Pero no encontré el anillo. ¿Cómo puedo ser tan manazas? Pensé. ¿Cómo me presento allí, sin anillo, para pedirle matrimonio ante sus padres? Obviamente debe estar por aquí cerca. Debo haber pasado por alto algo pero..., ¿El qué? Si no lo encuentro paso de ir. Me la juego a ganarme el odio de toda su familia.

Suena el teléfono.

-¿Quién es?
- Soy yo, tu maldita conciencia. Eres un desastre. Has mirado en todos sitios, ¿No?
- Sí, claro que lo he hecho.
- Menos en tu bolsillo... - Para de hablar y toco mi bolsillo encontrando el anillo para mi alivio pero de pronto sigue dirigiéndose a mi - Lo tuviste siempre tan cerca, tan, tan cerca pero viste una posibilidad de error. Una inducción a la derrota y ya pensabas en rendirte. No mereces casarte con ella.

Obviedades

Un gran hombre tiene tras de sí un importante número de enemigos y un ínfimo número de amigos. La fama conlleva envidia y como tal esto acaba pasando factura.
Tengo lo más importante, solo falta una idea. Una idea innovadora, algo que revolucione el mundo y sé que está aquí. En mi cabeza en la cual los números se enmarañan pero las letras se desenvuelven con una clarividencia clínica. Solo tengo que mezclarlo todo, agitarlo y permitirme el lujo de darme una palmada en la espalda y de decirme: "Buen trabajo".

jueves, 14 de marzo de 2013

Capítulo I

Suena el teléfono y no para de sonar. No se qué hora es pero tengo sueño así que tiene que ser temprano, se ruega compasión por el amor de Dios. Tras despeñarse despertador y lampara de mi mesita de noche alcanzo el teléfono y lo cojo.
- ¿Qué coño quieres, quien quiera que seas?
- Qué buen humor tan temprano, ¿No? - Miro el despertador boca abajo en el suelo, son las siete menos diez de la mañana. - Bueno, Dan tengo algo para ti.
- No, déjame diez minutos más por fav...
 - Que no, Dan, la ciudad nunca duerme y el crimen tampoco. Así que pegate una ducha y ven corriendo hacia aquí.
- ¿Y donde se supone que es "aquí", señorita Offenbach? - Me estiro todo lo que puedo, hasta el punto de casi marearme.
-  No se preocupe, tienes un coche en la puerta. No tardes.
Y me cuelga. Me llama a las siete de la mañana, me despierta, me exige y encima me cuelga. Soy un explotado, pienso. No lo digo en voz alta porque parecería raro, aunque bueno, en realidad soy raro.
La señorita Offenbach medía aproximadamente un metro cincuenta y ocho y pesaba 80 kilos por lo menos, pero era simpática y muy buena trayendo donuts. Mi herramienta de trabajo. Sin donuts no puedo resolver nada. Me duché y acicalé en una hora y media, por lo que salí de casa sobre las ocho y veinte. Aquel hombre que me esperaba en el Escalade propiedad del ayuntamiento empezó a quejarse de que llevaba más de dos horas esperándome y murmuraba cosas del estilo: "Soy el recadero, me mandan a por el rarito...", al final, no aguanté más y sin dejar de sonreir le contesté:
- Tienes suerte, amigo funcionario, si no estuviera del lado de los ángeles, ahora tú estarías muerto.

No sé porqué, pero el resto del trayecto fue bastante silencioso, de hecho creo que se sentía incómodo. De camino a la escena del crimen subí por Gaudi Square, giré a la derecha en el puente de Brylow y crucé la City hasta el Levitte Garden donde los Isham Gladiators jugaban sus partidos de baloncesto. Allí el conductor paró y me indicó que habíamos llegado, yo le sonreí amablemente y bajé del coche encontrándome de bruces con una cinta que no me dejaba pasar. Al verme, me dejaron entrar y el inspector Wasowsky me interceptó:
- Dan, llevamos una hora y media esperándote, ¿Por qué, te haces de rogar?
- Bueno, bueno, lo siento. No funcionaba el calentador. - Mentí, como suelo hacer, normalmente.
- Decimoquinto piso, en la sala de reuniones.
Asiento con la cabeza y entro al edificio. Techo altísimo, pero solo en recepción y de aspecto modernista. Una estatuilla de Dean "skyline" Michaels, mítico jugador del club preside el hall principal junto a un vinilo pegado al cristal de la sala de seguridad. Subo al ascensor y me resisto a suicidarme con el hilo musical, que repite una y otra vez el himno hortera del club. Una vez en el piso accedo a la sala de reuniones y sobre ella encuentro una cabeza sin una gota de sangre a su alrededor y un indiscutible buen aspecto. Digno de un buen artista, pienso.
- Esto se va a poner interesante...

miércoles, 13 de marzo de 2013

Pozo sin fondo

Así es la vida. Un pozo sin fondo. Cuanto más hondo caes, más cerca te crees del suelo pero nunca, nunca llegas a tocarlo. Siempre puedes caer un poco más bajo. Algunos piensan: "si no querías vivir esta continua caída libre no haber tirado tu vida por ese pozo", creen que lo saben todo pero no es así. ¿Y si esas personas no decidieron tirarse y si cayeron por visicitudes de un destino cruel? No podemos saberlo, pero sería bonito tenerlo en consideración.

Ahora, cuando tenemos un hijo lo ponemos al borde de ese abismo y le decimos: "Ale, una ráfaga de viento e irás al pozo, pero..., si no aguantas este continuo vértigo lánzate tu mismo" Así de crueles somos los humanos. Y a todo esto os preguntaréis que donde me dejo a los que la vida les dio de todo. Ellos, ellos tienen su propio fondo, se llama mezquindad y siempre lo tocan. Un acoso y derribo constante a aquellos que no pueden parar su caida.

Atentamente, desde el fondo (o eso creo), con amor.

martes, 12 de marzo de 2013

Prólogo. Quién soy.

No soy una persona normal. De hecho, no mucha gente me considera un ser humano. Tengo pocas aficiones. Pero una de ellas son los crímenes. No soy Sherlock Holmes ni nada por el estilo. A mi me interesan los crímenes de otro modo. No quiero resolverlos, pretendo mejorarlos. Esta afición me viene de pequeño ya que mi padre era comisario jefe en Isham, una ciudad costera de unos 150.000 habitantes. Me fascinaba leer los dossieres con información altamente confidencial que mi padre dejaba sobre la repisa de la ventana, a veces abierta, y que yo a hurtadillas leía empapándome de cada procedimiento que el asesino confeso o no había relatado. No a la policía como una confesión, si no con el crimen. Creo que todo crimen te cuenta algo. Una inquietud, un temor o un momento de inspiración del "artista", como me gusta a mi decir, aunque la gente los suele llamar criminales, asesinos, insultos varios e incluso lunáticos. Hay algo que creo que no os he contado: la policia me busca a mi cuando se atrancan, a cambio, me dejan "escoger" un compañero de juegos, siempre y cuando este se encuentre recluido en la prisión de Brinton Hove. Digamos que yo soy el precio que tienen que pagar y yo mientras, soy libre. Es un chollo, ¿No?

jueves, 21 de febrero de 2013

Xavi, poeta del gol

Cada fin de semana que amas el esférico
cada fin de semana que estudias, al milímetro, la defensa del rival
Cada fin de semana que todo eso pasa,
todo aficionado al fútbol te da las gracias.

Tres centrocampistas te perdieron eso, la pista
cuando en un momento dado hiciste el caracol
giraste y besaste la pelota con un pase
que Messi hizo gol.

Eres el corazón de Can Barça,
Eres el corazón de España,
Eres tantas cosas que solo puedo darte las gracias.

martes, 19 de febrero de 2013

El día que soñé con Rajoy

Me acuerdo que una vez estaba yo soñando (porque no me acuerdo nunca de los sueños, pero de este sí) y era todo muy bonito. Yo era un hombre rico, poderoso y sexy que tenía a la mujer más guapa del mundo. Pero de pronto, como si todo lo que llevaba soñado hubiera sido un trailer de la película de mi vida paralela, apareció él. Con un maletín negro que de seguro contenía dinero que probablemente perteneciera al conjunto de los españoles y vestido de frac y bombín. Me hizo un gesto con la mano para que me parase y de pronto todo el sueño se disolvió y todo quedó blanco, como si hubieran arrancado las imágenes de las paredes de la habitación de mi sueño. Seguro que si las hubiera investigado aún tendría trozos de celofán pegados en las paredes.
Me miró y suspiró:

- Vale que queráis descargaros discos gratis, total pagáis una fortuna por el internet, una fortuna que realmente no vale, así que me da igual pero... ¿No pretendes pagar por este sueño? - Me miró y consultó su reloj como si tuviera prisa.
- Espera, ¿Pretendes cobrarme el sueño? - Estaba empezando a ser un sueño muy raro.
- Sí, eso he dicho. ¿No ves las noticias? ¿Ves la crisis que hay? De algún lado tenemos que sacar el dinero que hay que darles a los alemanes, ¿no? - Empezaba a mirar lo que nos rodeaba, que no era más que una blancura infinita.
- Bueno, pero... ¿Tú estás loco, Mariano?
- No habernos votado. Sabías a lo que te exponías. Y esperate que esto no es el final. ¿Tú has estado alguna vez en un hospital?
- Primero, YO no te he votado, no soy subnormal. Segundo, sí he estado en un hospital, como todos.w - Surrealista todo, al fin y al cabo era un sueño.
- Pues ya verás, ya verás... van a ir unos técnicos casa por casa acoplando a vuestros televisores un sistema idéntico al de los hospitales. Tú metes monedas, ves la tele. Cuando se te acaba el plazo... ¡MÁS MONEDAS! Y ya a final de mes pasarán recogiendo el dinero.
- Esto tiene que ser un sueño, no puede ser verdad.
- Claro que no es verdad.
- Bueno, esas ideas si son para recaudar dinero para salir de la crisis bueno.. ¿no? - Ni yo sabía que estaba diciendo.
- No no, si ese dinero nos lo repartimos en el congreso. Es que no nos gusta llevarlo todo en billetes. Nos gusta sentirnos como el populacho. En el partido popular estamos comprometidos con el pueblo.

Mariano sonreía como si de verdad creyese que soy gilipollas. Y realmente ahora mismo me sentía así. Y se creerá que me hace gracia. Lo miré con mi mejor cara de te voy a matar y le dije:

- ¿Crees que puedes venir aquí, a mi sueño, a pedirme dinero y a decirme que me vas a robar y que no puedo hacer nada? Venga ya, vete a tomar por culo. - Me estaba alterando y Mariano no quería eso; o sí.
- Tranquilo, tranquilo si no vas a ganar nada con enfadarte.Voy a seguir haciendo lo que me salga de os hueviños. - Encima empieza a hablarme en gallego, será hijo de perra. Se va a cagar.
- Sal de mi sueño o te sacaré yo.
- ¿Cómo pretendes hacerlo? - Me miró retándome.
- Te vas a enterar, hijo de puta.

Me lancé sobre él y de pronto... me desperté.
Bueno, esto fue un sueño que tuve hace unos años... Os dejo, que estoy viendo una película y se me está acabando el tiempo de televisión y tengo que echar más monedas.

sábado, 16 de febrero de 2013

Mezclas y borrones

Tú, ingenioso y curioso humano, eres la mezcla de todas tus cualidades. Las positivas, que probablemente serán pocas (menos en caso de ser español), y las negativas. Estas marcan tu comportamiento, las buenas son simple atrezzo en el escenario que es tu vida. Si una vez tu conciencia muy juguetona ella te invitó a robar aquella cosa que no necesitabas pero que tu espíritu consumista te obligaba a poseer, serás un ladrón. Para siempre. Un borrón imborrable, valga la redundancia. Y realmente, si existiera Dios, Jesús o la "Virgen" María (entre comillas porque para tener un niño...) deberías comprender y aceptar lo antes posible que eres un simple borrón en su mundo. Un borrón que Jesucristo hizo al dibujar el mundo. Un borrón procedente de la manga de la túnica de Jesucristo. Un borrón al cual no le prestan atención y que tiene los días contados, en algún momento alguien llegará y cogerá una Milán (el hijo de Piqué y Shakira no, la goma) y te borrará del panorama. Finito. Y te perderás en el olvido de aquellos otros borrones que tuvieron más suerte que tú.

Si estás leyendo esto, te deseo suerte, para que tarden en borrarte y bueno..., espero que tú a mi también.
 

Haiku (II)

Ves el corazón
Ves amor y pasión
Ves sinrazón

lunes, 11 de febrero de 2013

Soy hijo secreto de Danny de Vito

No tengo coche, ni moto, ni bicicleta. Tengo dos piernas que me llevan a todos sitios. Tengo una casa extrapequeña donde quepo yo y una cama o un televisor. Como buen españolito cogí la televisión, pero para mi sorpresa solo me cabía la tele, así que me conformo con ver a Jorge Javier Vázquez de cintura para arriba. Tengo ataques de 'frikeza' y por extensión soy eso, un frikazo a mi manera y estilo. Hablando de estilo, no tengo al vestir, pues en harapos he de ir. Tampoco escucho la radio porque no tengo y si tuviera, la rompería. Vengo a decir esto porque tengo tiempo libre y ganas de expresarme. Tengo que ir a clase, pero de eso me sobra ya. No tengo independencia ni tampoco Messidependencia. No tengo retórica fina, ni un carisma descarado, pero tengo el amor verdadero y porqué no, también del de Hacendado. Pero si algo malo me pasa y por eso me deprimo, es que no sé titular un relatito. Aunque ahora que lo pienso... me gusta Danny de Vito.